Vía Mute

La vía …

En un espacio público y reducido que compartimos diariamente en la ciudad, donde entramos en contacto físico… rozándonos, oliéndonos, oyéndonos… mirarnos a los ojos es casi una invasión de la intimidad, una agresión. Sucumbimos a esta norma forzada por el día a día, puede que hecha instintivamente para sobrevivir a tanto acercamiento de cuerpos ajenos. Se mezcla la incomodidad con el hastío de la rutina. La incomunicación dentro de un vagón con el anhelo a comunicarnos con el exterior a través del móvil, un libro o aprovechar esos breves minutos para realizar tareas como si estuviéramos en nuestra habitación.
Dentro de mi recorrido diario pasaba mucho tiempo rodeada de personas que, como yo, nos sentábamos a esperar la llegada a nuestros destinos monótonos en el tren. Así que en el placer de observar e imaginar vidas, empecé a jugar a captar la belleza de esa lucha, esconderse-mostrarse, de las personas que se sentaban delante. Esa lucha, y esa incomodidad, aburrimiento, agobio, alienación e indivudualismo… son los míos.

“Saber dónde se encuentra la alienación, cómo funciona y de donde proviene permite visualizar la continuación con optimismo.”

-Michel Onfray-

2013-04-17-07-49-58_c_W__